06 enero 2008

El Valle del Colca (Arequipa)

El Valle del Colca se encuentra ubicado al norte de la ciudad de Arequipa (150 Km), en Caylloma, provincia arequipeña situada en la zona altoandina de la región y, que limita con los departamentos de Puno y Cusco. Esta provincia posee una variada topografía, caracterizada por una extensa altiplanicie que es interrumpida por una combinación de montañas elevadas y una profunda falla geológica que ha sido llamada “el Cañon del Colca”. Este relieve accidentado ha dado lugar a dos zonas marcadamente diferenciadas en la provincia: la unidad del Valle del Colca y la de la zona alto andina (Rubina, et al., 1997).
El clima que presenta la zona es muy variado y está en relación directa con la altitud, donde la gradiente térmica es de 0.5°C por cada 100 metros de altura. En términos generales, el clima varía de acuerdo a la diversidad de pisos altitudinales. Es semicálido en las zonas bajas del valle, con temperaturas promedio que oscilan entre los 17°C y 24°C, con una estación seca en invierno y otra con presencia de lluvias en el verano. En las zonas altas del Valle, el clima es muy seco y frío, especialmente los meses de mayo, junio y julio, con temperaturas muy marcadas entre el día y la noche que pueden llegar a ser inferiores a los -6°C y superiores a los 18°C.
El relieve geológico presenta diversos tipos de suelos, según clases de rocas edafizadas por el interperismo y los agentes bióticos, climáticos y fisicoquímicos que han dado origen en términos macrogenéricos. En las zonas bajas de la zona, comprendidas entre los 2000 y los 3000 m.s.n.m., se ha formado el litosol desértico y el litosol andino, los cuales presentan suelos áridos y no son aprovechables para fines agrícolas. Alrededor de los 3500 m.s.n.m., se encuentra el litosol andino y suelos de pradera roja calcica andina. Estos suelos tienen poco desarrollo genético y regular contenido de materia orgánica.
La hidrografía de la parte baja de la provincia de Caylloma está definida principalmente por la cuenca hidrográfica del río Colca, el cual atraviesa la mayor parte de su territorio cruzando como una columna vertebral. El discurrir de este río desde hace millones de años rumbo al Océano Pacífico ha erosionado un profundo y estrecho cañón, que lleva su mismo nombre y, en cuyos bordes se desarrollan actividades humanas ligadas a la agricultura de subsistencia desde tiempos precolombinos. Este microespacio se encuentra integrado por varias comunidades pertenecientes a la etnia de los cabanas, distritos como Chivay, Achoma, Cabanaconde, Coporaque, Ichupamapa, Lari, Maca, Madrigal, Tapay y Yanque conforman el ámbito del Valle del Colca.
En la provincia de Caylloma se encuentran dos grupos étnico-culturales diferenciados: los cabanas, de origen quechua, y los collaguas, aimaras de origen tiahuanaco, ambos de origen preincaico con gran desarrollo en ingeniería agrícola, tallaron 8 mil hectáreas de terrazas en taludes del cañón, para poder cultivar y manejar el riego.
Dinámica poblacional y desarrollo humano.
El Valle del Colca se ubica en 11 de los 20 distritos que conforman la Provincia de Caylloma y su población, según el último censo, supera los 20 mil habitantes. El 58% de la población se concentra en 3 distritos: Chivay, Cabanaconde y Yanque. El primero es la capital de la provincia y, aglutina al 31% de los habitantes de la población de la zona. Su crecimiento poblacional en el periodo intercensal (1993-2005) ha sido del orden del 37%; según los entendidos, éste incremento se debe a su importancia política y, principalmente, a la dinámica generada por la actividad turística al ponerse en valor sus atractivos culturales, históricos y principalmente, paisajísticos (Llona, et al., 2004). Por su parte, tanto Cabanaconde como Yanque tienen dinámicas poblacionales distintas, mientras que el en primero hay una perdida neta de población (-11.2%), el segundo ha crecido un 14% desde 1993. Esta diferencia puede estar relacionada a los niveles de accesibilidad y escasa presencia de servicios públicos en Cabanaconde, que aún no ha permitido integrarlo plenamente al circuito turístico y que incentivan a su población a migrar a otros lugares con mayores niveles de vida y oportunidades.
El resto de distritos también muestran variaciones en sus poblaciones, no obstante, dada su baja carga poblacional, que rondan los mil habitantes en promedio, estos reacomodos tienen escaso efecto en el total de la zona.
Los niveles de desarrollo humano de la zona (PNUD, 2005), muestran que los índices de desarrollo humano (IHD) en promedio, en el Valle del Colca, son inferiores tanto al nivel provincial (Caylloma) como del departamento. Ello no significa que el resto de la provincia tenga mejores niveles de vida, al contrario, estarían por debajo de la media provincial y del valle, si se deja de considerar al distrito de Majes (este distrito recientemente a creado la Irrigación de Majes, tiene una dinámica totalmente distinta a la de la provincia y sus indicadores distorsionan el promedio provincial). No obstante, individualmente hay algunos distritos dentro del Valle que superan el nivel provincial (Chivay, Achoma y Cabanaconde), los que contrastan con otros, cuyo nivel es bien bajo. Por su parte, casi todos los indicadores que dan origen a este índice también muestran una posición inferior del Valle respecto a la provincia y el departamento. En el caso de la esperanza de vida al nacer, la diferencia es mínima, 6 meses. Los niveles de alfabetismo y el logro educativo sí mantienen una diferencia significativa, así, en el Valle del Colca sólo un 77,4% de la población es alfabeta, mientras que a nivel provincial este indicador es de 83%; en el caso del logro educativo, la diferencia es de casi 4% a favor de la provincia. Sin embargo, en el caso del ingreso familiar per cápita, hay un resultado diferente. Las familias del Valle del Colca ganan en promedio 7 soles más que sus pares de la provincia, al igual que los indicadores anteriores, los mejores resultados se dan en Chivay (distrito capital), Achoma, Cabanaconde y Madrigal. En el último caso la diferencia respecto al promedio es de 26 nuevos soles. Ello podría estar asociado a su condición de ser un distrito donde opera una mina.
Aspectos económicos
Las actividades productivas están determinadas por las zonas geográficas. La producción ganadera se extiende en las zonas
altas, donde la población cría en promedio 70 alpacas, 30 llamas y 40 ovinos. La importancia de la alpaca se debe al valor de su fibra en el mercado externo y su carne en el mercado regional. El tipo de crianza es extensiva, no se posee manejo tecnológico ni infraestructuras. Además existe un problema de sobrepoblación ganadera. La zona de producción agrícola se ubica en las parte bajas de la zona, utilizando los andenes y técnicas de cultivo tradicional en la preparación de los terrenos manejo de semillas y frecuencias de riego.
Los cultivos están en función de la disponibilidad de agua, y generalmente producen una cosecha anual. Existen también zonas de producción frutícola, especialmente en las zonas bajas donde se cultiva la tuna para la producción de un colorante natural (cochinilla).
Según Rubina et al. (1997), las formas de organización social de la producción son el condominio y la organización familiar. El primero es una forma utilizada en la zona ganadera y esta conformado generalmente entre 5 y 10 familias organizadas bajo el mando de un jefe elegido, que organiza el uso equitativo de los recursos y el usufructo de sus tierras. Por su parte la organización familiar es una forma de conducción individual de la tierra no obstante existe un control colectivo del agua por parte de organizaciones colectivas llamadas Comisión de regantes que agrupa a los propietarios de terrenos agrícolas.
Los productores están insertos en mercados de bienes y de trabajo locales. Los campesinos ofertan sus productos y demandan productos de origen externo a la zona, aunque la producción de estos es básicamente para el autoconsumo, sus decisiones están muy influidas por el mercado dado que realizan intercambios bien sean de productos de consumo de origen industrial o insumos para la producción agropecuaria. Por su parte existe también un mercado de trabajo local que se caracteriza por ser marcadamente estacional generando una migración temporal.
Los campesinos constituyen aproximadamente el 60% de la población y, sus ingresos monetarios provienen de la venta de una parte de su producción a los intermediarios. Dado que estos ingresos no son suficientes se ven obligados a realizar otras actividades o vender su fuerza de trabajo. Por estas características no existen posibilidades de ahorro familiar; éste se limita a las propiedades y la tenencia de ganado, concebida mas como una reserva para cualquier contingencia. Son los campesinos que poseen mayores cantidades de extensiones de tierra quienes logran mejores ingresos (Rubina et al. 1997).
Antecedentes y caracterización de la actividad turística
Según De Romaña (2003), fueron unos exploradores norteamericanos de la Sociedad Geográfica de Nueva York, quienes hicieron el primer recorrido que fue objeto de reportaje y publicación en 1931. Sin embargo, el geógrafo Gonzalo de Reparaz informa acerca de la existencia del gran cañon del Colca en 1955 en la revista “Correo” de la UNESCO y la incluye en su guía, coincidiendo con los miembros de la Sociedad Geográfica de Nueva York, Shippee y Jonson, que indican que el Cañon del Colca tiene el doble de la profundidad que el Cañon del Colorado en los Estados Unidos con lo que sería uno de los de mayor profundidad en el mundo (el gran Cañon del Colorado tiene 1600 metros de profundidad; mientras que el Colca 3400 y si fuera considerado desde la cumbre de los nevados Coropuna de 6425 m. y el Ampato de 6310 m., estaría con mas de 5000 m de profundidad).
Mas tarde, en 1979, la zona fue explorada por una expedición de estudiantes de la Universidad de Cracovia (Polonia), quienes bautizaron la ruta con el nombre de Cañon de Juan Pablo II, Cañon de Polonia y Cañon de Reparaz in honor a su descubridor Gonzalo de Reparaz Ruiz. En 1983, la revista National Geographic auspició la expedición "Canoandes" con el propósito de verificar la información proveida por de Reparaz, y obtener mas información geográfica. Al año siguiente el Libro de Record Guines, declaró a la zona como el canon más profundo de la zona.
Sin embargo, el ingreso tangible del valle del Colca a los circuitos turísticos obedece principalmente a los trabajos de infraestructura para el Proyecto Majes, mas específicamente, la derivación de aguas del rio Colca, incluyó la construcción de vías de comunicación dentro del valle, es decir este fue conectado a la ciudad de Arequipa.
Desde entonces, la carretera Arequipa - Chivay – Cabanaconde tiene mas fluido. Por su parte, y esto es muy importante para explicar la afluencia de turistas internacionales, es la presencia en sus cercanías de la ciudad de Arequipa, la cual cuenta con una excelente infraestructura vial y de transportes, especialmente el aeropuerto que facilita el arribo de turistas extranjeros.
Otro factor que contribuyó a impulsar el turismo tempranamente en la zona fue el hecho que en la provincia de Caylloma, a diferencia del resto del área andina peruana azotada por la actividad terrorista, fue una región donde ese conflicto no revistió importancia alguna, por lo tanto, no se observó los efectos desastrosos que causo el terrorismo en la década de los ochenta e inicios de los noventa.
Un breve análisis del la actividad turística en el Valle del Colca.
En la actualidad, a nivel de la región, el Valle del Colca se ha convertido indudablemente en uno de los principales atractivos turísticos, es decir su participación como destino turístico de visitantes extranjeros, para el año 2004, ya era del 42% del total regional. A pesar de ubicarse a más de 100 Km de la ciudad, y teniendo en cuenta su todavía difícil acceso, ello no ha limitado el creciente interés de los visitantes. El siguiente cuadro ilustra la participación del Valle del Colca en relación al total del flujo turístico a la región Arequipa y compara también los flujos hacia el tradicional atractivo colonial: el monasterio de Santa Catalina que capta el 65% de turistas que llegan a la región. Hay que tener en cuenta que ambos destinos son complementarios, por lo que los turistas visitan, generalmente, ambos lugares por ello ambas participaciones no suman el 100%.
A pesar que la actividad turística se inicia en los años ochenta, sólo se cuenta con información estadística a partir de mediados de los noventa, la evolución del turismo en el Valle del Colca, muestra una tendencia creciente, especialmente del arribo de visitantes extranjeros. Según estos datos, el arribo total de turistas al Colca en 2004, llegó a superar los 65 mil turistas, de los cuales el 82% (52969) eran de origen extranjero.
En términos generales, el turismo en el Valle del Colca está creciendo a una tasa superior a 19.7% anual entre 1997 y 2005. Esta dinámica se da principalmente por la llegada de turistas extranjeros, que para 1997, ya duplicaban a los visitantes nacionales y desde entonces muestran una tasa de crecimiento promedio de 23.5%, ello ha permitido que en 2005 se supere los 65 mil turistas. Por su parte, los visitantes nacionales, aunque han crecido en el periodo (13% en promedio), su dinámica no ha sido explosiva como la de sus pares extranjeros, más bien está sujeta a fluctuaciones.
A fines de 2005 de cada 10 turistas que arribaban al Colca, sólo dos eran de origen nacional y el resto extranjeros, ello denota la importancia de este tipo de visitantes a la zona. No obstante, en los últimos años el crecimiento de los visitantes nacionales se ha acelerado.
En términos de flujos, el turis
mo extranjero al valle del Colca es básicamente de origen europeo y norteamericano. En el caso de los que provienen de Europa ocupan el primer lugar con aproximadamente el 78%; del total de turistas extranjeros que visitan la zona, y dentro de estos son los ingleses, franceses y alemanes los mas frecuentes; el Mercado Norteamericano participa en segundo lugar con el 11% de la llegada de turistas y está conformado principalmente por estadounidenses y canadienses. Estos dos tipos de mercados predominantes son los más rentables, dados que los niveles de ingreso de esos países son los más altos del mundo.
Por su parte, el mercado de Oceanía (Australia y Nueva Zelanda, principalmente) ha crecido considerablemente respecto a años pasados y ocupa el tercer lugar en los arribos extranjeros.
A nivel regional, los países sudamericanos, a pesar de tener mayor cercanía al Perú, visitan poco, pues sólo un 3% de turistas extranjeros, son de este origen (los que son en su mayoría chilenos, argentinos y brasileños). Finalmente, el resto de visitantes, pertenecen a una variedad de países que van desde el Asia a Medio Oriente (principalmente Israel, Japón y Corea).
Por otro lado, cabe destacar que el turismo en el valle del Colca tiene el problema de la estacionalidad del arribo de turistas, como se puede apreciar en el cuadro siguiente, los meses de Julio, Agosto y Septiembre aglutinan las visitas, y meses como Enero, Febrero y Marzo se caracterizan por la poca afluencia de turismo. Ello evidentemente crea problemas en la oferta de servicios que no tienen constantes niveles de ocupabilidad, mientras que en los meses de sobre demanda crea congestionamiento de turistas y no hay abastecimiento suficiente. Este problema de la estacionalidad está asociado al periodo de vacaciones de visitantes, que son generalmente de Europa y Estados Unidos.
En esta perspectiva, dada la tendencia del crecimiento del turismo en el Colca, es muy probable que continúe aumentando la llegada de turistas durante los próximos años.
Oferta turística.
Los establecimientos turísticos, tanto en lo referente a servicios de hospedaje como de alimentación han tenido un crecimiento que ha estado en función del incremento del flujo turístico. No se cuenta con información estadística actualizada, no obstante la tendencia es claramente positiva. Tanto en el caso de los establecimientos de hospedaje, como en los servicios de alimentación, entre 1997 y 2001, prácticamente se han duplicado en el primer caso, y ha crecido relativamente en el caso de los establecimientos de alimentación; sin embargo, su composición está basada sólo en establecimientos que no superan los dos tenedores.
En resumen, la actividad turística en el Valle del Colca se ha venido incrementando en los últimos diez años. Una serie de factores de orden nacional, como de evolución de los gustos turísticos internacionales, indican que probablemente el turismo en esta zona se siga incrementando.
Vamos a profundizar en el análisis de la implantación y desarrollo del turismo en el Valle del Colca. Tal estudio se desarrollará a través del examen de dos dimensiones de an
álisis, que son las siguientes:
a) El mercado laboral. En este marco se estudiará el impacto del turismo en el empleo de los hogares del Valle del Colca, así como las características de este empleo.
b) El capital social. Se analizarán algunas de las características que muestren los niveles de cooperación y asociativismo con el cual el Valle del Colca se enfrenta al turismo.
Fuente: CONSORCIO DE INVESTIGACION ECONOMICA Y SOCIAL – CIES. UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN AGUSTÍN DE AREQUIPA – UNSA. Turismo y desarrollo económico local: El caso del Cañon del Colca en la Provincia de Caylloma - Arequipa. Proyecto Breve. Autor: Elin Baldárrago. Febrero 2007

1 comentario:

Fabio dijo...

Es una experiencia muy interesante haber conocido el Valle del Colca, es un reencuentro con la naturaleza observar al cóndor saliendo de sus cuevas o nidos, a la vez que conocer su milenaria andenería que según nuestro "guía" tiene diferenntes tiempos su construcción. La gente es muy amable y la comida también fue agradable.
Ojalá mejoren las carreteras y se pudiera llegar más fácilmente a alguno de los pueblos de la margen derecha del Colca.
Que siga mejorando el turismo al Colca.
Fabio.