14 agosto 2007

Crianza del Paiche (Arapaima gigas Cuvier)

Descripción de la especie
Generalidades
El paiche, Arapaima gigas Cuvier, es un recurso pesquero tradicional y popular en la cuenca amazónica, y de gran importancia económica debido a la calidad y cantidad de su carne. Científicamente es de gran interés por ser una especie primitiva única en su género.
Es considerado como uno de los mayores peces conocidos de agua dulce, alcanzando en estado adulto la longitud de 3 metros y pesos superiores a los 200 kg. (Luling, s.f).
Sistemática
Según Palmeira (1994); Imbiriba (1994) la clasificación taxonómica del paiche es la siguiente:
Orden: Osteoglossiformes
Suborden: Osteoglossoidei
Superfamilia: Osteoglossoidae
Familia: Osteoglossidae
Género: Arapaima
Especie: Arapaima gigas Cuvier
En Perú se le conoce con el nombre común de paiche; en Brasil su nombre más difundido es pirarucú, debido a su coloración rojiza; en Guyana se le llama “arapaima”, probablemente del nombre original “warapaima” (Sánchez, 1969).
BIOECOLOGÍA
El nombre genérico ha sido tomado del vernacular “arapaima” y el específico “gigas”, que significa gigante, en alusión a su gran tamaño.
Morfología
La cabeza del paiche es de tamaño pequeño con relación al cuerpo, corespondiéndole aproximadamente el 10% del peso total.
En la misma cabeza posee 58 placas de diferente tamaño, distribuidas en la superficie y cada una de ellas tiene de 6 a 8 poros en su borde posterior, por donde sale por presión una mucosidad blanquecina que los nativos de la selva consideran como la leche con que se alimentan las crías pequeñas cuando nadan en cardumen cerca de la cabeza de un adulto.
Cuerpo
Tiene cuerpo alargado, circular y elipsoidal en sección, revestido de grandes y gruesas escamas cicloideas; las aletas pectorales están separadas de las ventrales, en tanto que las dorsales y anales se encuentran cerca de la aleta caudal.
Color
El color del paiche es castaño claro a partir del octavo a noveno mes de edad, con color pardo negruzco en la cabeza y el dorso, las escamas abdominales en la mitad posterior del cuerpo ribeteadas de rojo oscuro; las aletas ventrales en los adultos con manchas negras y amarillas, dispuestas en forma de ondas irregulares; la aleta dorsal, anal y caudal con manchas claras.
En observaciones e investigaciones sobre ejemplares adultos de paiche criados en estanques (Fontenele, 1948), durante el período de reproducción surge un carácter sexual extragenital, en que los ejemplares machos tienen una acentuada coloración oscura en la parte superior de la cabeza prolongándose a la región dorsal hasta casi la intersección de la aleta dorsal, y en los flancos, vientre y parte caudal toman una coloración roja intensa. En la hembra la variación de la coloración es poco perceptible, tomando un color castaño claro. Las larvas y alevinos son negros. Esta variación de la coloración que adopta el paiche en sus diferentes etapas puede atribuirse a la calidad del agua, naturaleza del suelo y partículas en suspensión del lugar donde habita.
Anatomía
Aparato respiratorio:
Anatómicamente el paiche presenta un sistema branquial con un grado relativo de atrofia y que es insuficiente para abastecer de oxígeno a la gran masa corporal, lo que es compensado por la vejiga natatoria.
La vejiga natatoria presenta numerosas travéculas, semejando un pulmón, y funciona como órgano respiratorio principal. La modificación sufrida por la vejiga consiste en que las paredes internas de este órgano han desarrollado un abundante tejido vascular, que contribuye a aumentar la superficie que sirve para el intercambio de gases entre el aire y la sangre circulante por los capilares, tal como ocurre en los pulmones.
La capacidad de la vejiga es muy grande, pues ocupa totalmente la parte dorsal de la cavidad abdominal, y se comunica con la parte posterior de la garganta, saliendo frente a la glotis.
Un paiche adulto (Sánchez, 1961) adulto no permanece sumergido más de 40 minutos, cosa que sólo hace cuando es perseguido, pero normalmente sale a la superficie a tomar aire a intervalos de 10 a 15 minutos, mientras los jóvenes realizan esta actividad con más frecuencia, habiéndose constatado que los alevinos de 2,5 cm suben a la superficie rítmicamente cada 2 a 3 segundos; los de 5 cm cada 6 a 8 segundos y los de 8 a 10 cm a intervalos de un minuto más o menos.
Aparato digestivo
La boca es superior, grande y oblicua, provista de muchos dientes relativamente pequeños y más o menos iguales entre sí.
La lengua está bien desarrollada y tiene la notoria particularidad de poseer un hueso interno achatado y ligeramente arqueado llamado hioides, cuya longitud oscila entre 10 y 20 centímetros; está recubierta por una infinidad de pequeños conos esmaltados, muy resistentes.
Además de la lengua ósea, en la boca se observan dos placas óseas laterales que funcionan como verd a d e ros dientes, los cuales detienen a la presa, matándola por aplastamiento antes de la deglución.
El tubo digestivo es corto, como en todos los peces carnívoros.
Aparato reproductor
Tanto los machos como las hembras presentan una sola gónada desarrollada, que es la del lado izquierdo.
Durante el período de reproducción, cuando son capaces de producir gametos normales, el testículo izquierdo es alargado y casi cilíndrico, teniendo el lado plano hacia abajo, libre y el opuesto curvado adherido fuertemente al peritoneo, en toda su longitud mediante un ligamento. La parte media es más ancha y gruesa. La parte cefálica es más angosta y termina en una punta redondeada, mientras que la parte de la cola es más gruesa.
Un paiche macho de 1,88 m de longitud presenta un testículo de 260 mm de longitud, mientras que en lado derecho mide apenas 25 mm.
La constitución anatómica del ovario es foliar, parecida a las hojas de un libro. Entre cada dos láminas que lo integran y soldados por los bordes están fijos los óvulos al estroma.
El ovario está localizado en los dos tercios de la cavidad abdominal, en la parte media del lado izquierdo. El peso del ovario en hembras con un promedio de dos metros de longitud varía de 495 a 1 300 g.
En el estado de celo las hembras muestran el ovario color verde petróleo intenso.
El número p
romedio de óvulos de una hembra de 1, 80 m de longitud y 62 kg. de peso es de 180 000, de los cuales sólo el 25% presentan maduración total y están en condiciones de ser liberados para su fecundación. En comparación con el pez Prochilodus argenteus, que pesando 2,7 kg. puede proporcionar mas de un millón de óvulos en un solo desove. Sin embargo en su hábitat natural, el total de larvas sobrevivientes después de cada desove es sin lugar a dudas mayor en el paiche en vista de la protección dada a cada huevo y larva por los progenitores, que no ocurre en la otra especie (Fontenele, 1946).
Distribución geográfica
El paiche se encuentra en toda la cuenca del Amazonas y también otros ríos comprendidos desde Guyana hasta Bahia en el Brasil.
En el Perú se encuentra en las cuencas bajas de los ríos Napo, Putumayo, Marañón, Pastaza y Ucayali, con abundancia en la Reserva Nacional Pacaya-Samiria (Lülinng s.f).
Hábitat
Vive en las cochas y ríos de poca corriente, particularmente de aguas negras, pero los lagos de tercer orden de tipo eutrófico, conocidos por los lugareños como cochas, son sus lugares preferidos.
No tiene especiales exigencias en lo referente a la química y la intensidad de sedimentación del agua, pero exige como lugar para vivir las orillas densas de hierbas, que se extienden al agua sin estar arraigadas en el suelo, como por ejemplo las gramíneas conocidas como gramalote (Echinochloa polystachia y Paspalum repens). En la zona del río Pacaya las especies Pistia stratiotes, Neptunia oleracea y Eichornia azurea son las plantas más comunes que se encuentran en las zonas que prefiere el paiche para habitar.
El tenor de oxígeno disuelto en el agua de las cochas es sensiblemente bajo, debido a la temperatura elevada, abundancia de organismos vivos, presencia de gases provenientes de la descomposición de materia orgánica, y falta de movimiento por circulación u oleaje. Sin embargo los peces de estos lugares muestran una perfecta adaptación a tales condiciones y especialmente el paiche por poseer doble respiración.
Hábitos alimentarios
Es un pez carnívoro, que se alimenta básicamente de pequeños peces en proporción de 8 a 10% de su peso vivo, cuando joven, y 6% cuando es adulto. Puede alcanzar hasta 10 kg. durante el primer año de vida.
Suele comer peces de los géneros Prochilodus, Tetragonopterus, Leporinus, prefiriendo claramente las carachamas (Loricaríidos).
Captura su presa mediante una fuerte succión con la boca, produciendo un chasquido y brusco movimiento de la cabeza, acompañado muchas veces de un coletazo. Las formaciones óseas de la boca, indican que estruja la presa matándola antes de tragarla.
El paiche, como la gran mayoría de peces de agua dulce, procura alimentarse en el atardecer o amanecer; durante el día cuando el calor es intenso, se mete debajo de la vegetación acuática en busca de cualquier sombra para huir de los fuertes rayos solares, manteniéndose quieto en el fondo del agua, emergiendo algunas veces para tomar aire.
En cautiverio acepta peces vivos o muertos, enteros o en trozos, vísceras de pescado, embriones de pollo, que mueren durante el periodo de incubación artificial, y también ensilado biológico de peces.
Reproducción
El paiche es una especie heterosexual, sin dimorfismo sexual y con fecundación externa, y se aclimata con facilidad en los ambientes artificiales, tanto en grandes embalses o en pequeños estanques en donde se reproduce naturalmente.
Comportamiento Reproductivo en Ambientes Naturales
En la cuenca amazónica a partir de noviembre, cuando las primeras lluvias elevan el caudal de los ríos y cochas, busca los lugares de agua limpia para preparar su nido. Durante este período el pez busca los puntos menos frecuentados por los lagartos y pirañas, enemigos de su prole. En esos lugares, con un metro y medio de profundidad, es donde la pareja re a l i z a un cortejo nupcial con un intenso alboroto, unas veces asomándose a tomar aire y luego s u m e rgiendo el cuerpo, y emitiendo sonidos semejantes a la voz humana. Al igual que en otras especies de escamas, el paiche adquiere una coloración más intensa, presentando el carmesí de las escamas más brillante y el rojo se presenta en tonos más pronunciados, cubriendo puntos donde no había vestigios de ese color, como sucede con la parte inferior de la mandíbula.
Preparación de las “camas” o “nidos”
Después de la fase de cotejo nupcial, la hembra busca el fondo más limpio y construye allí con el hocico y con la boca un nido de aproximadamente 20 cm de profundidad por 60 cm de diámetro.
La hembra toma las posiciones que le faciliten la perfecta ejecución del nido y no es raro verlas con la cabeza para abajo, las aletas posteriores en la superficie del agua y moviéndose en forma complicada para equilibrarse en esa curiosa posición.
Eclosión
Terminada la concavidad de la cama o nido, la hembra deposita allí los huevos, que son inmediatamente fecundados por el macho. La eclosión sucede después de unos cinco días, dependiendo de la temperatura del agua. Las larvas después de la eclosión miden 11,6 mm de longitud total y pueden ser criadas artificialmente. Después del quinto día buscan su alimento en el medio externo.
Protección natural de las larvas y alevinos
Durante todo el período de incubación, la hembra mantiene sus crías sin permitir que otros peces se aproximen a ellas. Por el lapso de tres a cuatro días los recién nacidos permanecen en un bolo, que difícilmente se diría son los alevinos del coloso amazónico, y nadan sobre la cabeza del padre, quien los encamina en sus primeros movimientos. El reproductor macho es directamente responsable de la protección del cardumen de larvas y pequeños alevinos.
Al contrario de lo que se juz
gaba, no se observa en esta especie la incubación oral (Fontenele, 1948).
En esa primera fase la naturaleza provee a los pequeños paiches de un segundo instinto de defensa contra los riesgos del medio en que viven: ante el menor peligro las crías son acogidas por el padre en sus aberturas branquiales, las que se dilatan desmesuradamente, y donde permanecen hasta que pase el peligro.
Por ese tiempo las crías se alimentan de larvas de insectos presentes en las raíces y el lodo, y donde abundan pequeños seres, y a medida que van creciendo se distancian de su progenitor nadando cada vez más atrás de él, sobre su dorso, y cuando alcanzan un poco más de una palma se emancipan totalmente de la tutela paterna y pasan a vivir independientemente.
Epoca de desove y madurez sexual
En la Reserva Nacional Pacaya-Samiria (Guerra, 1978) el desove se produce durante todo el año, con un período de máxima intensidad de septiembre a diciembre, mientras la mínima actividad reproductiva se da entre marzo y mayo. Comienza a madurar entre 1,60 m y 1,70 m de talla, pero el desove ocurre cuando llega de 1,80 a 1,90 m lo que podría significar que los paiches que empiezan a madurar a 1,65 m de longitud total media, un año después llegarían a desovar.
En ambiente natural la edad de la madurez sexual de esta especie no está bien definida y se reporta (Fontenele, 1944) que casi la totalidad de desoves se da cuando los reproductores están con más de cinco años de vida.
Predadores y parásitos
Predadores
Además del hombre, los paiches juveniles tienen como enemigos en potencia ciertas aves (Sánchez, 1961), entre ellas la sharara (Anhinga anhinga), el martín pescador (Megaceryle torcuata), el cushuri (Phalacrocorax brasilianus), y muy ocasionalmente también algunas garzas (Ardeidae).
Entre los peces predadores de paiches juveniles se señalan en primer lugar a las pirañas (Serrasalmus spp.), que son muy abundantes en el hábitat del paiche, y en segundo lugar al shuyo (Erythrinus erythrynus), al tucunaré (Cichla ocellaris) y al acarahuazú (Astronotus ocellatus). En los adultos, la piel cubierta de grandes escamas y su gran corpulencia constituyen su principal protección natural.
Parásitos
Dos nemátodos parasitan con mucha frecuencia al paiche: Goezia spinulosa, que se aloja en el estómago. y Philometra senticosa, que parasita la vejiga aerífera en grandes cantidades. Como parásitos externos se señalan a las sanguijuelas y al copépodo Argulus.
Pesca
El paiche presenta características que lo convierten en la especie más vulnerable por los pescadores comerciales y ribereños por ser el predador mas alto de la cadena alimenticia de las cochas; por tener un gran tamaño; por su costumbre de cuidado parental de la prole; por el gran valor comercial de su carne; y por la buena aceptación de parte del público consumidor.
A finales del siglo pasado su captura fue catalogada como “pesquería grande” por abastecer a la industria local y aportar considerablemente al fisco regional. A inicios del presente siglo la explotación económica de los recursos acuáticos se caracterizó por una brusca reducción de recursos hidrobiológicos como la vaca marina o manatí (Trichechus inunguis), y las tortugas acuáticas como el cupiso (Podocnemis sextuberculata), la charapa (Podocnemis expansa), y la taricaya (Podocnemis unifilis), lo que trajo como consecuencia que la pesca del paiche se convirtiera en una importante actividad pesquera.
Entre los años de 1971-76 se explotó agresivamente el recurso paiche, debido al cambio del sistema de pesca, que tradicionalmente se realizaba con arpón, por la utilización de redes agalleras o tramperas de 12 pulgadas de tamaño de malla.
Durante los últimos años, el paiche viene sufriendo los efectos negativos de la sobrepesca, lo que también ha contribuido marcadamente a la reducción de las poblaciones naturales, traducida en la disminución anual del volumen de carne y en el distanciamiento cada vez mayor de las localidades de captura (Imbiriba, 1994).
Actualmente en la Amazonia peruana la presencia de este recurso en los mercados locales ha diminuido considerablemente y su comercialización se realiza al estado fresco y seco-salado. En el Perú, el mayor volumen de producción proviene de la Reserva Nacional Pacaya-Samiria. En el departamento de Ucayali se extrae principalmente de los lagos Imiría y Chauya.
Para la pesca del paiche se utilizan aparejos de origen indígena, como el arpón, que mide 20 centímetros de longitud y está introducido en una madera sumamente pesada, de unos dos metros de longitud y tres centímetros y medio de diámetro. Su parte terminal se introduce en un cilindro de palo de balsa, que hace de boya cuando se separa del arpón después del impacto. El arpón está amarrado a la soga o cuerda de pesca, que es de unos catorce metros de largo y un centímetro de diámetro, y por lo general de nylon. El pescador especializado, que se conoce con el nombre de fisga, espera de pie en la proa de la canoa, y cuando el paiche asoma a tomar aire y expone todo el dorso fuera del agua, el fisga arroja la lanza y normalmente no falla a diez metros de distancia. Un fisga experto puede llegar a pescar tres paiches con un total de 300 kilos en un día de labor.
La pesca comercial se realiza utilizando redes agalleras o malleras de 12 pulgadas de tamaño de malla, la misma que puede ser operada por una o dos personas. Es selectiva y efectiva, de fácil manejo, y puede ser operada en creciente o vaciante.
Conservación de la carne
Como el animal tiene un gran tamaño, rinde piezas de carne firme que pueden ser conservadas por varios meses a través de un proceso artesanal de salado y deshidratación, semejante al usado para el bacalao.
El salado de la carne debe ser realizado inmediatamente después de su captura, cuando el pez se presenta absolutamente fresco. Días después debe ser lavado, escurrido y bien prensado, y luego secado por exposición al aire y al sol.
Es común escuchar que la carne de paiche fresca es menos sabrosa que la salada, como sucede con el bacalao. En cambio los nativos de la Amazonia prefieren la carne fresca o simplemente sometida a una ligera salmuera.
Otra modalidad de presentación muy recomendable es la de los filetes en salmuera congelada, según el método de Ottesen.
U
sos
Desde tiempos remotos esta especie ha sido aprovechada por los nativos de la selva como uno de los productos indispensables para la alimentación equilibrada. El “paiche” tiene un valor nutritivo más elevado que otras especies.
Composición Química del Arapaima gigas Cuvier (Paiche) %
Humedad: 35.0
Proteínas totales: 36.5
Grasa bruta: 1.6
Carbohidratos: 2.4
Sales minerales: 24.5
Calorías: 147.8
Las escamas se utilizan en el Amazonas como sustituto de lija para pulimento fino, para la confección artesanías (hojas, flores artificiales, cortinas, quitasueños, etc.), y como adorno de vestimentas típicas.
Lo que vulgarmente se considera como la lengua, o sea el hueso hioides, se usa como utensilio para rallar la yuca y los bastones o pastas de guaraná, obtenidos de los granos tostados y molidos de la planta del mismo nombre.
Medidas de ordenamiento
Esta especie, al igual que todo recurso vivo natural, puede desaparecer por la sobrepesca, y para ello se hace necesaria la realización de una extracción racional y del fomento del cultivo en estanques para su conservación.
Para aplicar una adecuada reglamentación son indispensables los estudios que conduzcan al conocimiento de la relación existente entre el volumen de la pesca permisible y la magnitud de la población natural. De acuerdo a los resultados se determinará la factibilidad de i n c rementar el rendimiento de paiche con el aumento o disminución de las actividades de pesca. Un ejemplo de ello es la creación de la Reserva Nacional Pacaya-Samiria.
En la Amazonia peruana (Ucayali, Loreto, Madre de Dios) la población del paiche está siendo protegida por el Ministerio de Pesquería a través de la Resolución Ministerial N° 470-97-PE, que establece la temporada de pesca y prohibe su explotación durante el período de mayor incidencia de re p roducción natural que es de octubre a febre ro, y en el que se produce el crecimiento inicial de los alevinos. Así mismo, mediante Resolución Ministerial N° 226-85-PE, está prohibida la captura de ejemplares menores de un metro sesenta centímetros de longitud total, por no haber alcanzado la talla mínima de captura.
El Estado, a través de instituciones como el Ministerio de Pesquería y el Instituto de Investigaciones de la Amazonia Peruana (IIAP), está fomentando la crianza del paiche en piscigranjas con la finalidad de conservar la especie y disminuir los efectos de la excesiva presión de pesca en el medio natural.
Fuente: MANUAL DE PISCICULTURA DEL PAICHE (Arapaima gigas Cuvier). Publicado por TRATADO DE COOPERACION AMAZONICA. SECRETARIA PRO TEMPORE. CARACAS, VENEZUELA 1999.

3 comentarios:

Cielo dijo...

Muy buena información, celebro que te animes a colgarlo en la red.

cirozv dijo...

hola amigos tengo mi criadero de paiches en la selva y ya tienen 5 añós y estan a punto de reproducirse alguien que pueda interesales comprar alevinos puede escribirme a mi msn cirozv@hotmail.com y asi pueda visitar mi pisigranja tambien crio pacos gamitamas y tilapias que se reprodusen solos

Anónimo dijo...

Tengo una arapaima en un acuario y he notado comportamientos raros, es una pecera de 16 mil litros la tenemos e a una temperatura de 26°C, pero tuvimos tambien un problema de suministro de luz y el calentador se tuvo que resetear y la temperatura bajo hasta 21° y hemos obserbado que en el labio inferior una rayas rojas y estamos preocupados, que nos pueden sugerir.